Header Ads

Puedes Leer

Él te conoce ¿Tú lo conoces?



Un niño, se encontraba en la entrada de la mina, esperando pacientemente la salida de los mineros pues su padre trabajaba allí. Se le acercó un hombre mayor que lo estaba observando y le dijo: ¿Qué haces ahí? El niño respondió: estoy esperando a mi papá; el hombre le dijo: No podrás reconocerlo entre tantas personas que salen con el rostro cubierto de carbón y con un casco ¡será mejor que te regreses a tu casa!, a lo que  el niño respondió: ¡Pero mi padre me conoce!

Si bien el niño no podría reconocer a su papá, su padre sí lo conocía. De la misma manera que nuestros padres terrenales saben nuestros gustos, gestos, etc. Dios nos conoce a la perfección.

Salmos 139:2 dice: “Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto;  conoces mis pensamientos aun cuando me encuentro lejos” (NTV).

Como buen Padre Dios conoce a sus hijos, nada pasa desapercibido, sabe el dolor físico que sientes, conoce tus días de felicidad y tristeza y jamás te ha dejado sola(o).

Muchas veces los tiempos de tristeza y aflicción pueden hacerte pensar que Dios es indiferente a ti y a tu necesidad, pero Él sabe lo que requieres y en qué momento lo necesitas “(…) tu Padre sabe exactamente lo que necesitas, incluso antes de que se lo pidas” Mateo 6:8 (NTV) Dios ve y conoce todo de ti porque eres su principal tesoro e interés.

Quizás no has recibido lo que esperabas, o simplemente no tienes una respuestaa tu problema o necesidad y tienes motivos para estar molesto con Dios pero recuerda que Él te conoce, sabe lo que necesitas y por su amor y misericordia te dará lo que pides en su tiempo.

¡Qué difícil es no recibir lo que uno quiere! pero debemos tener la certeza que nuestro Padre siempre velará por nuestro bienestar físico, espiritual y material.
Los versículos mencionados nos muestran a un Padre atento a sus hijos que los conoce muy bien, pero ahora quiero preguntarte:

¿Conoces a Dios? ¿Conoces lo que Dios quiere para ti?
Por Judith Quisbert.